Cuando Óliver tenía 11 meses su hermana Sofía tuvo el Herpes Zoster, así que ya estábamos preparado para el contagio. El Zoster es el mismo virus de la varicela que queda latente en el cuerpo y se manifiesta alguna vez en la vida (no siempre) en forma de herpes, y puede salir en espalda y pecho o en la cara. Es muy doloroso y dura unos cuantos días. El Zoster, al ser el virus de la varicela, no contagia Zoster, pero si varicela. Todos la habíamos pasado ya, pero Óliver aun no y la vacuna se da después del año, así que la pilló.

Empezó con pocas pústulas y fiebres muy altas, de 40º, y se negaba a tomar teta (supongo que por el dolor en la boca), aunque comía y bebía. Yo me sacaba leche y se la daba en biberón porque así la aceptaba.

Probé las propuestas de farmacia pero eran realmente incómodas, hasta que descubrí la avena. La puse en una bolsita de tela, la escurría con el agua de la bañera y se lo pasaba por todo el cuerpo. Esto le aliviaba mucho el picor y las pústulas secaban a mayor velocidad.

Es una solución muy sencilla, algo que todos tenemos en casa y que los peques agradecen mucho cuando les pica la piel y necesitan mimitos.

Los primeros días fueron eternos, pero una vez que las pústulas se abrieron y se empezaron a secar fue todo mucho más rápido. No le quedaron cicatrices en ningún lado y aunque lamento que lo haya pasado tan bebé, también agradezco que no le haya pasado a los 3 años cuando entra a P3 porque les cuesta mucho no rascarse (y tienen más superficie para que les salgan).

¿Tus peques a que edades pasaron la varicela?¿Que remedios usaste?

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *