Nos gusta irnos de fin de semana porque como buenos autónomos, no podemos hacer vacaciones de dos semanas o un mes como se solía hacer antes. Y con una familia numerosa, tenemos que salir bien preparados, porque nuestros lugares favoritos para irnos de finde son los campings y bungalows.

Entre mi lista de indispensables se encuentra la cuna de viaje, que también se pueda usar de parque, porque aunque Óliver duerme con nosotros, siempre necesitamos un lugar seguro del cual no se mueva para jugar mientras nos duchamos o cocinamos, y porque no podemos siempre hacer responsables a las hermanas y no en todos lados podemos dejarlo a su aire (el tío se pira!).

¿Qué le pido a una cuna de viaje? que no sea pesada, que sea fácil de abrir y cerrar y que tenga dos alturas, porque dejar a un bebé dormido en la altura más baja es bastante difícil.

También que sea segura ¿no? obviamente, que no tenga espacios donde se pueda pillar los dedos y que no haya nada contra la cual golpearse jugando.

También me gusta que tengan rejilla, porque al fin y al cabo están encerrados dentro y se agobian, y para que les entre el aire, que en verano se agradece.

La SENA de NUNA tiene accesorios adicionales (se compran aparte) como colchón, mosquitera y cambiador, y si te parece muy grande tiene una versión mini, que es como una minicuna pero de viaje.

Y por último pero no menos importante, tiene unos colores modernos y chulos.

Este verano nos iremos bien preparados!

Más información en la web de NUNA.